Poder Judicial de Corrientes

Dirección de Prensa

- PASO DE LOS LIBRES

Juzgado de Familia otorga en guarda a un bebé durante el embarazo 

La doctora Marta Rut Legarreta, a cargo del Juzgado de Familia de Paso de los Libres, otorgó el cuidado de un bebé antes de su nacimiento a un matrimonio inscripto en el Registro Único de Aspirantes. La medida, inédita, está condicionada a la ratificación del consentimiento de la madre, una joven que sufrió un abuso sexual.

Compartir

La doctora Legarreta resolvió otorgar con carácter cautelar, urgente y condicionado a la ratificación del consentimiento materno, el cuidado provisorio inmediato al nacimiento de un bebé, hijo de una adolescente que sufrió un abuso sexual por parte del padrastro.

El recién nacido quedó al cuidado de un matrimonio que se hallaba inscripto en el Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (RUA-Corrientes), quienes desempeñarán el rol de guardadores provisorios.

La doctora Legarreta ordenó que se tomaran todas las medidas necesarias para garantizar a la joven la mayor privacidad y confidencialidad, asegurando en todo momento el derecho a la preservación de su intimidad durante el alumbramiento y estadía en un hospital local.

En particular, la jueza pidió que se respetara el deseo de la joven madre de que el personal médico y de enfermería no preguntaran, cuestionaran ni indagaran respecto de la decisión tomada, como tampoco de las condiciones y circunstancias relacionadas al embarazo y guarda del niño por nacer.

Y le hizo saber a la madre que gozaba de plena libertad para cambiar su decisión desde el momento mismo del nacimiento del niño, o en caso de mantenerse firme, podía ratificarla luego de los cuarenta y cinco días posteriores al nacimiento.

El caso

La joven madre se presentó con una tía ante el Juzgado y manifestó el deseo de realizarse una interrupción del embarazo, señalando que éste era producto de reiteradas violaciones por parte de su padrastro, de quien ya tenía una hija que de 2 años de edad. 

Relató que resolvió escapar a la casa de su tía situada en otra localidad, familiar que la ayudaba y contenía. En la audiencia expresó: “no quiero tener de nuevo otro bebe a la fuerza, producto de una violación…”.

Atendida por el psicólogo forense y por profesionales médicos del hospital local se decidió que el pedido de la adolescente estaba enmarcado en el supuesto de aborto no punible, y se solicitó al centro de salud que cumplimentaran con la interrupción del embarazo.

Además de informarle que tenía plena libertad para cambiar su decisión hasta el momento mismo en que se concretara la práctica, la jueza ordenó la prohibición de acceso y acercamiento del padrastro y envió las actuaciones a la Fiscalía en turno, para que interviniera.

Tras realizarse los estudios de rigor, la joven refirió a la doctora Legarreta que continuaría con el embarazo y luego lo daría en adopción al nacer. En presencia de la Asesora de Menores aseguró estar convencida de la decisión de entregar al niño. “(…) y no quiero ver al bebe al momento del nacimiento, quiero que esté la familia adoptante presente para evitar que el bebé quede conmigo”.

Fundamentos de la magistrada

“Hasta aquí los hechos, nos encontramos en presencia de una joven vulnerable en conflicto con su maternidad no deseada, que exterioriza nada más ni nada menos, que la decisión de dar a un hijo en adopción, inmediatamente al nacimiento; situación que requiere un tratamiento especial por parte de la judicatura, a modo de proceso judicial preliminar y urgente, que concilie el derecho de la joven madre con el de la persona por nacer, evitando todo tipo de riesgo, para dar una respuesta de fondo y humanista ante el excepcional caso que se presenta” señaló la doctora Legarreta.

Conforme la legislación vigente, constituye uno de los supuestos para la declaración de situación de adoptabilidad, la decisión libre e informada de los progenitores de que el niño/a sea adoptado. Esta manifestación es válida solo si se produce después de los 45 días de producido el nacimiento.

Cuando esa decisión libre e informada, comprensiva de sus tres elementos: información, capacidad-comprensión y voluntariedad, se manifiesta durante el proceso de gestación del niño por nacer, con especial consideración que el embarazo se concreta producto de un abuso intrafamiliar, ¿es necesario forzar la maternidad, obligando al niño a permanecer junto a su madre, contra su voluntad, durante el plazo previsto (45 días desde el nacimiento) para recién posibilitar optar válida o legalmente por el desprendimiento del niño a través del instituto de la adopción? se preguntó Legarreta.

Ese requisito, en cuanto al plazo, “debería ser ratificado pero no excluyente, posibilitando que al momento del nacimiento del niño, éste pueda ser ahijado provisoriamente por pretensos adoptantes elegidos conforme el proceso de selección previsto por la legislación, condicionado por supuesto al nacimiento con vida del niño y a la ratificación de la decisión materna luego de los 45 días del alumbramiento”, afirmó.

El juez debe valorar todos los elementos del caso particular, ponderando siempre el interés superior del niño por nacer que atiende a su reconocimiento como persona, defendiendo los derechos de quien no puede ejercerlos por sí mismo.

En ese recorrido corresponde resolver la guarda y/o acogimiento inmediato al nacimiento por una familia seleccionada de la lista de aspirantes a guarda con fines adoptivos, sin perjuicio de aquello que en definitiva corresponda decidir sobre la voluntad expresada por la progenitora luego del plazo legal previsto y las resoluciones necesarias para encaminar el proceso adoptivo.

Se trata de una medida urgente tendiente a evitar los riesgos que acarrearía la permanencia del niño junto a su madre por el plazo que estipula la legislación, en contra de su voluntad, sumido al peligro de un posible abandono o entrega ilícita en guarda de hecho a terceros, acogiendo al niño una familia inscripta en el registro provincial y debidamente informada de todas las circunstancias particulares, bajo la condición de que luego del nacimiento, la progenitora deberá ratificar su decisión en tiempo oportuno, y de mantenerse, continuar con el procedimiento especial de declaración de adoptabilidad y formal entrega en guarda pre adoptiva del niño a los electos.

En conclusión, se garantizó -por un lado- el derecho de la joven madre a ser oída y comprendida, evaluada por la interdisciplina, con las debidas garantías para la determinación de sus derechos y obligaciones y con el respeto que se merece la decisión tomada, y -por el otro- la selección de los postulantes inscriptos en el registro de guarda con fines adoptivos.

(Se solicita a los medios masivos de comunicación ELIMINEN todo dato tendiente a identificar el lugar de nacimiento del niño y de la joven madre, a fin de preservar su identidad e intimidad).

Servicios

Notificaciones Personas
Buscadas
Aula
Virtual
WebMail La Ley
Online
InfoJuris Tasas Judiciales R.U.A.Ctes Restitución
de Menores
Elecciones
2019
Delitos c/ Admin Púb

Le puede interesar